¿Has sabido alguna vez que yo también te miraba?

lunes, 22 de junio de 2009

Mis dos generaciones

Esto es un cantar para tu generación. La tuya, que es la mía, la que rebosa hipocresía.

Somos la generación que rechaza el sentimiento, la que sólo busca el rápido sexo en el asiento trasero de un coche para poder volver más rápidamente a casa y encender la televisión.
Somos la generación que no va sobrepasar. Somos la eterna búsqueda de resaltar en el mediocre mundo infestado de mentiras y faltas de ortografía.
Somos la generación del "cinetube", la que rechaza el cuerpo a cuerpo por un icono con una cara sonriente mientras, frente a la pantalla, nadie sonríe.
Somos la generación de la selva de cemento, la que destruye los valles para construir rascacielos que desafíen a las estrellas.
Somos la generación el porno, la que no aprecia un beso y no recuerda lo que se siente con una caricia.
Somos la generación del "TKM".

Pero aún queda gente que podrá morir diciendo que esto mereció la pena.
Mi otra generación es la de las sonrisas, la del esfuerzo, la de las caricias, la de los besos de buenas noches, la que busca superarse, la que mira las estrellas en vez tenerlas de fondo de pantalla, la que lucha, la que merece la pena, la que se enamora de las palabras, la que discute, la que no se deja engañar, la que no se deja manipular, la del cuerpo a cuerpo, la del golpe a golpe y la del verso a verso.
Mi otra generación es la que hace camino al andar y no le da miedo seguir a las baldosas amarillas, que si no nos llevan a ningún lugar daremos la vuelta y volveremos a empezar.
Somos los que se renuevan, los que cambian, los que se divierten, los que se visten de sintimiento, los que viven a cada segundo un mundo, los de las aventuras, los herederos de una revolución, los que sonríen en los momentos duros para animarte.

Son mis dos generaciones.

3 comentarios:

Ladynere dijo...

Chapeau, me quito el sombrero ante tu texto ;)

Ojizarka dijo...

wau luismi, sin palabras!

Anónimo dijo...

jue, hacía un montón que no me metía a leer lo que escribías, entro y 3 entradas que no había leido... y me encuentro con esta en el medio que creo que es una de las mejores que has escrito, me gusta muchísimo y llevas más razón que un santo (como dirían algunos...) como decae la sociedad a pasos gigantescos... una pena... sólo nos queda intentar luchar por lo que nos corresponde, un besín!